jueves, septiembre 14, 2006

Una nueva película: Patricia, el regreso del sueño

Parece que el ritmo del cine dominicano se ha desatado de amarres financieros y de la nadidad que por mucho tiempo frenó sus producciones. Ya no se trata de una película cada tres, cuatro a cinco años. 2006 se ha decidido a ser el tiempo de mayor número de producciones cinematográficas (ojalá que fuera también el año de las mejores producciones de cine) .

Justo ahora René Fortunato, reconocido y establecido como documentalista histórico, anuncia que se reunirá con la prensa el miércoles 27 en el Salón Maguana del Hotel Jaragua para dar detalles de su producción de cine Patricia, el regreso del sueño. En ese acto proyectará ademas su reportaje "Una vida dedicada al Cine", de la cual no ofrecio mayores detalles.

Hubieramos preferido que no hiciera ese anuncio justo el día en que toda la prensa estará a las siete en la premiere de La Tragedia Llenas, que será probablemente en Diamond Mall, una hora mas tarde. Pero... cada quien es que sabe de su agenda.

2 Comments:

At septiembre 14, 2006 9:55 p. m., Blogger Yoe F. said...

Representa un momento de alegria, que 2006, sea un punto de convergencia, de esfuerzos -de calidad disimil- para la proyeccion de la vocacion y la pasion, por pensar-desarrollar, financiar, rodar,editar- y presentar al publico, nuestro "estado del arte", en la audiovisualidad, de gran formato.

Apostar y creer en el talento dominicano, supone en nuestra opinion una aventura que involucra, como en la agricultura, un proceso, el riesgo de los pioneros, en el siglo que recien comienza, fuera de la cha-chara pretensiosa, de imaginar que podemos saltar a los estandares del mundo industrializado, sin quemar las etapas, que en decadas anteriores, quemaron paises como Colombia,Cuba, Brasil o Venezuela, los cuales, aunque iniciaron en la TV, casi simultaneamente que RD, tuvieron destinos muy distintos en su industria teleastica y ni hablar de su discurrir cinematografico, si pensamos por ejemplo que Brasil, tiene abierta escuela de Cine, desde 1916, momento en que Republica Dominicana, no disponia aun siquiera de caminos y facilidades para un red de mercado, aun en productos agropecuarios, como la carne o la leche (Carlos Aquino, 1970), teniendo que esperar por una larga intervencion extranjera y planes de desarrollo municipal y regional de mediano y largo plazo.

Soñar no cuesta nada o mejor dicho casi nada, a los pesimistas y genuflexos de siempre, solo podemos recordarles, que cualquiera de las industrias culturales, que se ha hecho visible, con alguna cuota de dignidad y representatividad, ha sido a golpes, no de azar, sino de acciones, de anos, sin descanso, para subir primero la productividad, la versatilidad y la calidad, en el tiempo. Quizas sea 2006, el ano cero, para comenzar a pensar en todos los actores sociales, economicos, legales e institucionales, que deben quedar involucrados, antes de que tal industria emergente, pueda, proporcionar:

1. Un espectaculo digno, de las exigencias de un publico, cada vez mas globalizado y en contacto con la filmografia de los paises industrializados.

2. Un tratamiento tecnico y estetico, a temas de la realidad y la ficcion, caracterizados por la integridad y la integracion -de saberes, talentos y visiones del mundo- cada vez mas complejas, en cada uno de los momentos de un proyecto de esta naturaleza.

3. Generar empleos, monedas convertibles, premios y proyeccion positiva de las infinitas expresiones y caras de la dominicanidad, antes, ahora y despues, para bien de quienes escarban en la memoria historica, ludica u onirica, nuestros paisajes y oportunidades, en el mundo actual o futuro.

Decia Marti, que la mejor manera de decir, es hacer, pero hacer algo que valga la pena, cuando se tienen que coordinar multiples recursos, no es algo que saldra depurado, como un zapato, una toalla, o unos tennis en una zona franca... los intangibles en la audiovisualidad tambien cuentan!

Cada pelicula, que se termina y se proyecta, es una derrota al pesimismo, a quienes siempre tienen los peores epitetos y calificativos, para los productos y servicios de los paises no industrializados, los que consideran a los dominicanos, caribenos, latinoamericanos, asiaticos,africanos, o europeos del Este, "buenos para nada", "subnormales", "incapaces", tontos utiles, habiles solo para el consumo del virtuosismo tecnico y las producciones de grandes presupuestos... dejando de lado, que una filmografia, como el proceso de hominizacion, requiere como el vino, cuidado, maduracion, experiencias, know how y anejamiento.

Los pioneros/as, antes y ahora, siempre han llevado los peores pesos del fardo historico de fundar "una mirada otra", despojandose del facilismo, de la descontextualidad, para alcanzar las formulas del exito en la industria, tirando el galimatias de las identidades emergentes: el pudor y la independencia creativa, en el primer rincon donde la tentacion, les brindo una silla o una transaccion.

Muchas gracias y Felicidades, René.

Otros detalles, recientes, sobre el tema de industrias culturales dominicanas -y en el Tercer Mundo- en el siguiente URL:

http://iccaribbeanandthirdworld.blogspot.com/

 
At septiembre 15, 2006 7:31 p. m., Blogger Kandy said...

Y por qué crees que se eligió dicha fecha?...

 

Publicar un comentario

<< Home